El TJUE entiende que no procede la readmisión directa, ante un despido disciplinario declarado improcedente, para el personal laboral indefinido o temporal -pero no fijo- al servicio del sector público

El Tribunal de Justicia de la Unión Europa, a pesar de las conclusiones de la AG del pasado 25 de enero de 2018, entiende que no procede la readmisión directa del personal laboral indefinido o temporal –pero no fijo- al servicio del sector público en un supuesto de despido disciplinario declarado improcedente.

Recordemos que el origen de esta sentencia se enmarca en el procedimiento judicial derivado de la impugnación de un despido disciplinario de un trabajador que prestaba sus servicios para un entidad del sector público, mediante un contrato laboral de carácter indefinido, pero no fijo, dado que no había concurrido ante la necesaria convocatoria de acceso al empleo público que garantice los principios consagrados en el artículo 103 de la Constitución Española de igualdad, mérito, capacidad y publicidad, planteando el Magistrado Titular del Juzgado de lo Social que conoció el asunto, diversas cuestiones prejudiciales ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europa (en adelante, “TJUE”).

En concreto, el Magistrado planteó si se debía considerar dentro del concepto de “condiciones de trabajo” de la cláusula 4ª apartado 1 de la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEEP, sobre trabajo de duración determinada (en adelante, “la Directiva”), la respuesta legal que ofrece el ordenamiento jurídico nacional ante la calificación de un despido disciplinario considerado improcedente, y en especial, la respuesta señalada por el artículo 96.2 del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto del Empleado Público (en adelante, “EBEP”), estableciendo que en caso de despido disciplinario, procederá la readmisión del personal laboral fijo, cuando sea declarado improcedente.

En base a ello, el Magistrado pone en consideración si la cláusula 4ª apartado 1 de la Directiva considera discriminatoria la situación prevista en el artículo 96.2 del EBEP, que ante el despido disciplinario, declarado improcedente, de un trabajador fijo, supone la readmisión del mismo, mientras que un trabajador indefinido o temporal, que no tiene la consideración de fijo, por no concurrir y superar la correspondiente convocatoria de acceso al empleo público, otorga la posibilidad de no readmitirlo a cambio de la indemnización prevista en el artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores (en adelante, “ET”), planteando el Magistrado, si a la luz, también, del artículo 20 de la Carta de Derecho Fundamentales de la Unión Europea, estaría justificado un trato desigual en la referida circunstancia.

Una vez celebrada el 7 de diciembre de 2017, la vista oral en una de las Salas de Vistas del TJUE, planteándose, por un lado, la aplicabilidad o no de la Directiva, dado que la misma tiene como objeto el trabajo de duración determinada, y por otro lado, si el efecto previsto en algunos supuestos de readmisión directa de un trabajador que ha sufrido un despido, debe considerarse una condición de trabajo o no, a efectos de aplicabilidad de la Directiva, centrando el mayor interés por parte de los miembros que conformaban el Tribunal, el extremo consagrado por el propio TJUE, que entiende que el principio de no discriminación exige que no se traten de manera diferente, situaciones comparables, y que no se traten de manera idéntica, situaciones diferentes, a no ser que este trato esté objetivamente justificado.

En la vista se alegó que en caso que se entendiera de aplicación de la Directiva al caso concreto, el hecho de que los trabajadores fijos que han superado las convocatorias exigidas para acceder a la ocupación pública, y el derecho de que éstos tengan un derecho a la readmisión directa en caso que su despido disciplinario sea considerado improcedente, reviste razones objetivas para que no sea extensible a aquellos trabajadores que no han superado ninguna convocatoria, protegiendo el legislador español la titularidad respecto a un puesto de trabajo ganado por los méritos acreditados, siendo por ello aplicable el artículo 96.2 del EBEP únicamente a los trabajadores fijos, no siendo discriminatorio de conformidad con la Directiva analizada y estando, en todo caso, justificado un trato diferenciado entre aquellos trabajadores que han superado una convocatoria de acceso al empleo público y aquellos que no lo han hecho.

Ya adelantó hace unos meses de forma pública, el Letrado que subscribe este artículo, que actuó en la referida vista, que consideraba que el TJUE entendería que era de aplicación la Directiva al caso concreto, tal como parece que apunta en otras resoluciones judiciales, asimilando el efecto previsto con la readmisión a una condición de trabajo, tal como lo ha hecho con la indemnización derivada de un despido, entrando al análisis solicitado por el Magistrado, de valorar si el artículo 96.2 del EBEP puede ser discriminatoria a la luz de la Directiva, pero concluyendo que el posible trato diferenciado existente entre los trabajadores que han superado una convocatoria a aquellos que no lo han hecho, se encuentra justificado, tal como ha ocurrido.

La referida conclusión judicial, hasta hace algunas semanas, parecía que nunca llegaría, dadas las propias conclusiones de la AG del TJUE en el concreto asunto, que entendió aplicable la extensión del artículo 96.2 del EBEP a los trabajadores no fijos, siendo muy claras las referidas conclusiones, al margen de otras consideraciones, de que no existía razón objetiva que justificara el trato diferenciado. Pero finalmente el TJUE considera que aunque el interés público, vinculado en sí mismo, a las modalidades de contratación de los trabajadores fijos, no justifica la diferencia de trato controvertida, no es menos cierto que consideraciones derivadas de las características del Derecho de la función pública nacional, pueden justificar tal trato diferenciado, situando la readmisión automática de los trabajadores fijos en un contexto muy diferente, fáctica y jurídicamente, de aquel que se encuentran los trabajadores que no son fijos, siendo un pronunciamiento judicial tiene una gran repercusión, teniendo en cuenta el alto número de trabajadores que prestan servicios en el sector público.

Alfredo Bayón Cama

Abogado Laboralista FJMadvocats, SLP. Profesor de Derecho Laboral en ESADE, ICASBS y ICAB. Mediador y conciliador del TLC.

No hay comentarios

Deja un comentario

Por favor, se cortés en tus comentarios.
La dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, completa los campos marcados como obligatorios