08/05/2017

Expertos alertan del aumento de la iatrogenia médica para prevenir denuncias

El Vocal de Juristas de la Salud Frances José María Sánchez, ha colaborado en la redacción de esta noticia en el Periódico "La Vanguardia".

La iatrogenia o medicina defensiva, que no tiene como propósito el bien del paciente sino la autoprotección hacia eventuales reclamaciones y litigios, está creciendo entre el colectivo médico, según un nuevo cuaderno publicado por la Fundación Víctor Grífols.

En el cuaderno, titulado "Iatrogenia y medicina defensiva", diversos expertos reflexionan sobre los efectos adversos que genera esta práctica médica y que a menudo se asocia a errores y negligencias de los profesionales.

La iatrogenia también es llamada acto médico dañino porque a pesar haber sido realizado debidamente muchas veces no consigue la recuperación de la salud del paciente.

La última publicación de la Fundación Grífols recoge las inquietudes de diferentes expertos que aportan su opinión en un debate que genera mucha controversia debido a los efectos que pueden tener las intervenciones inadecuadas.

Los responsables de la Fundación Grífols han explicado desde hace mucho tiempo se conoce que la práctica médica puede resultar perjudicial y por eso el cuaderno recoge referencias a códigos y pensadores que ya empezaron a hablar del tema en el 1800 aC con el Código Hammurabi.

Desde entonces, pasando por el Renacimiento o la Ilustración, la iatrogenia ha continuado preocupando a la profesión médica, según la fundación.

La publicación señala que el progreso médico, la sociedad del consumo y la gran demanda de intervenciones médicas está fomentando también estos efectos adversos no deseados.

"Uno de los aspectos a tener en cuenta sobre el intervencionismo sanitario es su vinculación como reflejo del consumismo general que ha llevado a olvidar que la práctica médica no está exenta de potenciales consecuencias nocivas", recoge el cuaderno.

Según se expone en el cuaderno, una de las causas del incremento de la iatrogenia es la medicina defensiva, que no tiene como propósito el bien del paciente sino la autoprotección contra eventuales reclamaciones y litigios.

Los expertos advierten de que algunas consecuencias de la medicina defensiva son la sobremedicación y el sobretratamiento con los consecuentes efectos nocivos para el paciente o el derroche de recursos que podrían ser empleados para usos más efectivos y seguros.

El cuaderno, disponible gratuitamente en el web de la Fundación, cuenta con la participación de Margarita Boladeras, catedrática emérita de Filosofía Moral y Política de la Universidad de Barcelona, quien habla de la "ética de la ignorancia".

También expresa su opinión en el cuaderno Francesc Borrell, médico de familia de la EAP Gavarra y profesor del Departamento de Ciencias de la Universidad de Barcelona, quien aporta la perspectiva clínica a partir de unos posibles diálogos médico-paciente.

Marc Antoni Broggi, médico y presidente del Comité de Bioética de Cataluña, y Pablo Lora, profesor de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid, exponen su opinión sobre la medicina defensiva y la iatrogenia, el primero desde una perspectiva médica y el segundo desde la vertiente más filosófica.

Juan José Rodríguez Sendín, médico y expresidente de la Organización Médica Colegial, junto con Francesc José María, vocal de la Asociación de Juristas de la Salud y asesor del Consorcio de Salud y Social de Cataluña, tratan sobre la prevención de los efectos sanitarios adversos.

Rodríguez Sendín pone énfasis en la complejidad del sistema sanitario, en el contexto emocional del riesgo y en los errores sanitarios, entre otros temas, mientras José María explica qué es la medicina defensiva y reflexiona sobre qué se puede hacer para prevenir las consecuencias de los daños producidos en el ejercicio profesional. EFE

FUENTE: La Vanguardia

Comparte