13/06/2016

TTIP y Sanidad

El TTIP no es un mero tratado de liberalización del comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea, sino que incorpora numerosos elementos de regulación de sectores específicos; algunos de ellos especialmente sensibles para la población como es el de la salud; en donde hay numerosos intereses económicos.

Posiblemente uno de los que resulta más controvertido es el de los efectos que tendría el TTIP en relación con la salud. Los diferentes estándares en productos sanitarios, alimentarios y fitosanitarios y, en general, de la gestión de riesgos hace que resulte necesario examinar con precaución el Capítulo X del Tratado -recientemente filtrado por Grrenpeace- que es el que recoge la reglamentación general del impacto del TTIP sobre el campo de la salud, en sentido amplio.

La reglamentación del TTIP parte de la necesaria conciliación entre dos reglas que están recogidas en el Capítulo X del Tratado: el de la protección de la salud y el libre comercio. Dos aspectos que están en un determinado grado de jerarquía genera, lo que se concreta en otros aspectos como veremos inmediatamente.

De entrada, esta armonización se realiza favoreciendo el comercio. Sólo así se pueden interpretar dos reglas: los objetivos del capítulo son, dice el artículo 1 del mismo “facilitar el comercio entre la mayor medida posible, sin perjuicio del derecho de cada parte para proteger la vida y la salud”. En lógica con lo anterior, se dispone de forma expresa que es objetivo de este capítulo “asegurar que las medidas sanitarias y fitosanitarias de las partes  no creen obstáculos innecesarios al comercio”.

Ver artículo completo (incluye audio intervención en el Congreso de Juristas de la Salud) >

Autor:

FUENTE: Global Politics and Law

Comparte